Espejos del alma

Oh, Amor, palabras son palabras,
palabras que se lleva el viento.
Deseos de verte un día,
para nunca jamás perderte.
Emociones encontradas,
cercanías alejadas;
corazones sedientos;
ríos que viene y van,
vuelven y no acaban de quedar
sumergidos en el mar.
Mundos nuevos,
esperanzas inciertas,
¡qué sé yo!
vivir sólo quiero,
vivir en el fuego ardiendo,
y tendidas mis manos a tu cielo,
enamorada de un mar verdadero,
vivir sólo así quiero.
Espero y creo, que estás en todo momento
a mis miradas escondido,
pues mis ojos aún no están despiertos
a tu mirada enamorada,
a tu belleza silenciosa.
Aún vago por las montañas
de este valle solitario
inflamado por un no sé qué de aventuras
nuevas, siempre nuevas espero,
mas el silencio me llama y grita
en lo profundo de mi ser:
Algo nuevo existe,
No conoce principio
y fin no tiene.
Oh, Amor, El tiempo pasa y el mar sigue su curso,
el sol su fuego no pierde,
mientras que mi alma de amor hierve y muere.
!Sólo Dios y yo!