Boletín Sor Filomena 2016

LA VIOLETA DE SAN

 

 FRANCISCO DE PAULA

................................................................

 

Vble. Sor Filomena Ferrer de Sta. Coloma 

Monja Mínima

 

 

 

 

 

 "Esta Cruz, donde estás, mi Bien clavado,

es mi Luz, aunque el sol esté eclipsado."

 

 

 

 

Año 33. II Época N° 44                                                            Valls, octubre  2016

 

MISERICORDIA


Casi al final del año de la Misericordia queremos espigar algunos ejemplos de
nuestra Venerable Sor Filomena, que nos pueden ayudar a ser misericordiosos en
nuestra vida:


 Refiere Sor Filomena que desde niña se sentía movida a dar: “cuanto me permitían a los pobrecitos de Jesucristo, a los que amaba tiernamente”. Su buena madre favorecía esta buena y santa inclinación de la niña dándole ocasión de visitar a personas necesitadas o enfermas, que se sentía confortadas con la caritativa ayuda y con su edificante conversación.


Con cuanta delicadeza ejercía su misericordia: a una jovencita de su edad muy pobre, cuando la veía ir a buscar agua al río, la acompañaba muy amablemente. Cuando la joven había cogido el agua, le pedía llenara también su propio cántaro, y como recompensa le entregaba unas monedas que aliviaban su pobreza.

Como enfermera en el convento, era exacta y jovial con las enfermas. Con las ancianas era muy delicada y atenta; en invierno las visitaba de noche para taparlas bien y arreglarles la cama. Cuando alguna enferma más grave necesitaba asistencia de noche, le pedía a la Superiora permiso para hacer ella este servicio a fin de que las otras religiosas pudieran descansar.


 Ante una gran sequía que asolaba el Alt Camp de Tarragona, consiguió el permiso de su confesor para orar y hacer penitencia para que Dios enviara la lluvia necesaria y la cosecha no se perdiese. Totalmente postrada en el suelo perseveraba tres horas diarias en humilde oración, hasta que al tercer día el Señor bendijo los campos con lluvia abundante.


 Conociendo Filomena por inspiración divina el estado y necesidades físicas y
espirituales de algunas personas, les prestaba saludable auxilio ayudándolas,
aconsejándolas y orando por sus necesidades.


 Su oración y sacrificio llegaba al heroísmo implorando por el bien del mundo y de la Iglesia. Pues el Señor le había mostrado en visión profética grandes calamidades, que por este medio podrían evitarse. Para conseguirlo se movilizó hasta conseguir que tres comunidades religiosas se unieran a su oración.


 Oraba intensamente por los pecadores: “Perdonad, Señor, a los pecadores, o borradme del libro de la vida”.


 Una hermana declara que, siendo novicia propagó alguna mentira contra Sor
Filomena, causando con ello malestar y disgusto en la Comunidad. Arrepentida de su falsedad le pidió perdón. Sor Filomena la acogió amablemente y le dirigió una fraternal exhortación diciéndole que ella no tenía nada que perdonar. Pero que sí, le había dolido la ofensa que hubiera podido hacer a Dios y el daño hecho a su alma.

 

SU VIVIR ERA MISERICORDIA

 

Los ejemplos citados son un pálido reflejo de su obrar con misericordia, pero más bien podríamos decir que no eran actos aislados de misericordia, su vivir era misericordia... No había necesidad física, moral o espiritual que la dejara indiferente: enfermos, pobres, pecadores… para todos tenía un corazón misericordioso, cercano, que se sacrificaba, hacía rigurosa penitencia y oraba por todos con amor.

 

 

ESTA JOVEN RELIGIOSA,

 

Pasó por este mundo casi de puntillas, pero dejó huella. Un corto y alto vuelo la elevó a  la cima más alta de la perfección. Solo 27 años fueron suficientes; nace el 3 de abril de 1841 y muere el 13 de agosto de 1868. Pero a decir de un gran conocedor de su vida fue como una flecha hacia Dios desde los primeros años de su vida. Y esto lo confirma también su director espiritual:


“Esta Sierva de Dios, honor del santo hábito que vistió, y gloria del Claustro religioso en que habitaba, desde la edad de cuatro años en que Dios empezó a ejercitarla en pruebas particulares, y dispuesta por este medio para el logro de las virtudes heroicas, no se le notó en toda su vida desmentido su fervor”.

"Al entrar al claustro religioso, se propuso imitar las virtudes de su gran Padre S. Francisco de Paulay con su empeño y perseverancia llegó a ser una fiel imitadora".

 

“Dios complacido de su grande fidelidad, se dignó conducirla por los grados más elevados de la divina contemplación".

 

SOR FILOMENA


Filomena, fuiste como una bella rosa                                          
ante el Sagrario abierta
que es doblemente hermosa
por morir ante su Puerta.


Fuiste cual ardiente cirio
consumido en su Presencia
que en un místico martirio
entrega toda su esencia.


Fuiste como la nube,
hecha incienso y viva llama
que cuando a la altura sube
todo el templo embalsama.


¡Quien como tú fuera Filomena:
Rosa, cirio, nube, incienso y llama!


(José Laguna Menor, Sacerdote)




Agradecemos a todas las personas que han escrito dando testimonio de gracias recibidas por intercesión de la Venerable Sor Filomena.


Agradecemos a cuantos han enviado donativos para su causa de beatificación.


Pedimos a todos los que crean haber recibido alguna gracia por intercesión de la Venerable Sor Filomena la comuniquen a la dirección abajo indicada.


Donativos para causa de beatificación N°. de Cta.: 2100 - 0021- 52 - 0103833586.


Libros que puede pedirnos: Filomena Ferrer “Cueste lo que cueste” del P. A. Bellantonio, (13 €); El Camino Espiritual de Sor Filomena Ferrer, del P. José M. Solé Romá, (7 €).


Para toda clase de correspondencia diríjase a:


Monjas Mínimas
C/ Sor Filomena Ferrer, 8
43800 Valls (Tarragona)
Tel.: 977600051
E-mail: minimasvalls@minimas.org