Trabajo Monástico

Confección de ornamentos, lavado-planchado de ropa y traspaso de bordado  


En nuestros Monasterios, el trabajo se realiza en común. Con él, como dicen nuestras Constituciones, la Mínima “participa en la obra del Creador, se muestra verdadera discípula de Jesús,  llevando a su vez la cruz a de cada día en la actividad que ha sido llamada a realizar, y colabora con Cristo crucificado  en la redención de la Humanidad”.

  
   
Conformándonos a la condición de los pobres acogemos el trabajo como medio, puesto por la divina providencia, para el propio sustento. 

   
Es al mismo tiempo un “medio  de expiación y penitencia y fuente de santificación; contribuye al desarrollo de las propias facultades, ahuyenta el ocio y pensamientos inútiles, fomenta la unión y caridad en la vida común y con todos los hombres y constituye la oración de cada momento”. (Directorio )

         
Además de los trabajos domésticos normales de todo hogar, nos dedicamos a la confección de ornamentos, bordados, lavado, planchado y traspaso de bordados.