Historia

EL MONASTERIO DE VALLS

 

Lo  fundó Madre Basilisa de Pereyre en 1681 junto con otras cuatro religiosas procedentes del Monasterio de Barcelona. Para esta fundación, el Arzobispo de Tarragona, cedió parte del edificio llamado "el Castell" sito en la Plaza del "Pati". Este Monasterio fue destruido en los primeros días de la Guerra Civil de 1936. El actual Monasterio está ubicado en el barrio de San José Obrero.

  Aunque la pobreza material se dejó sentir en muchas ocasiones, fue especialmente acentuada en los primeros años de su fundación.

Pero la riqueza espiritual que encierran sus muros se puede palpar a lo largo de su Historia, principalmente en el empeño de renovación constante, siempre en tensión por vivir cada vez más fielmente todas las exigencias de la Regla.

La Venerable  Sor Filomena es el don más precioso que el Señor dio  a nuestro Monasterio y a la Orden. Filomena nació en Mora d'Ebre en 1841. Ingresó en nuestro Monasterio en 1860 a la edad de 19 años.

El luminoso ejemplo de su vida santa, enraizada y cimentada en la más genuina espiritualidad ascético-mística de la Orden Mínima brilla como antorcha y anima a todas.

Confidente y Apóstol del Sagrado Corazón, recibió del Señor -después de repetidas visiones simbólicas- el mandato de fundar en Mora d'Ebre un Monasterio de Monjas Mínimas, y anejo a él un Templo Expiatorio. Dicha fundación, contra toda esperanza se llevó acabo después de varios años de su santa muerte, tal como ella lo había dicho.

Trabajó mucho por la difusión de la devoción al Sagrado Corazón, sobre todo en la propia Comunidad y entre los sacerdotes, a los que aconsejaba vivamente se consagraran a su Divino Corazón.

Se ofreció a Dios como víctima por la Iglesia, por el Papa y por la fiel observancia de la Regla en la propia Comunidad. El Señor aceptó, complacido, su ofrenda. Murió el 13 de agosto de 1868 a la edad de 27 años.